English Español
Llámanos: 01 (984) 803 2039
Email: info@sanar.org.mx
Horario: 09:00 - 14:00 / 16:00 - 19:00 Hrs

Acupuntura


Datos Generales

El Dr. Luis David Suárez cursó una especialidad en Acupuntura Médica en la UAM (Universidad Autónoma Metropolitana). Además practica Tai Chi y Qi Gong.
Con un enfoque Taoísta y bio-energético, aplica la Acupuntura y la Medicina Tradicional China como una herramienta muy efectiva para tratar cualquier dolencia.
“Finalmente lo que hace la acupuntura es abrir un espacio de transformación interno: Nuestro padecer en florecer, nuestro sufrimiento en gozo y nuestras cadenas en libertad.” LDS

Información General.

La Acupuntura es una disciplina terapéutica que forma parte de la Medicina Tradicional China (MTC), y que consiste en la inserción de agujas en puntos específicos distribuidos a lo largo y ancho de todo el cuerpo humano.

La Acupuntura -y en general toda la MTC- se basan en la meticulosa observación de la naturaleza realizada por los antiguos filósofos chinos (destacadamente los taoístas) quienes describieron la fisiología del cuerpo humano mediante analogías hacia estados energéticos que ellos pensaban eran comunes a todos los seres vivos e inclusive tenían lugar dentro de la oscilación temporal del universo físico en el que nos desenvolvemos. Desafortunadamente, el aislamiento cultural con el que el pueblo chino se desarrolló hasta la primera mitad siglo XX dificultó en forma importante la difusión de la MTC en el resto del mundo, y por lo tanto se imposibilitó la comparación de sus teorías y postulados con el bagaje de conocimientos verificados por la ciencia moderna que gracias a la incorporación sucesiva de mejores tecnologías se generaron a ritmo exponencial durante los dos últimos siglos. Esta falta de confrontación con el conocimiento científico occidental y el lenguaje críptico, hasta cierto punto metafísico, que se usa en los antiguos textos chinos fueron la causa de que por muchos años, la acupuntura y otras técnicas emanadas de la MTC fueran consideradas como esoterismo, sin valor terapéutico en un contexto científico cada día basado en postulados mas objetivos y reproducibles.

A partir de los años 50 y 60 se vive en China un fenómeno conocido como revolución cultural, que en lo que toca a la medicina y la salud supo reconocer el valor de sus técnicas y conocimientos tradicionales las cuales se dieron a la tarea de sistematizar y objetivar, a fin de integrarlas a un modelo de atención que incorporara los avances de la medicina científica sin desdeñar las bondades de las técnicas tradicionales, ya que el gobierno chino se percató que le sería imposible sufragar los costos de la atención médica moderna gratuita y universal (postulado importante para el Partido Comunista Chino) para su enorme población si no incorporaba los sencillos y económicos métodos terapéuticos utilizados con enorme eficacia por el pueblo chino a lo largo de milenios.

Se inició entonces un proceso de integración y sistematización de la MTC que partía de la comprobación de su eficacia en los términos propuestos por el método científico universal. En China, numerosos estudios y reportes de caso se desarrollaron para apoyar el uso de estas disciplinas en el tratamiento de muchas enfermedades. El resultado de este esfuerzo fue que a finales de los años 70 la Organización Mundial para la Salud (OMS) emitiese una resolución[1] en la cual se reconoce la eficacia de la acupuntura para el tratamiento de algunas enfermedades, y se recomienda a todos los gobiernos del mundo la adopción de estas técnicas terapéuticas en sus diferentes sistemas de salud. A su vez, la OMS ha elaborado un documento llamado “Directrices sobre la capacitación básica y seguridad en la acupuntura, en el que se brinda a los países la información necesaria para que la acupuntura sea enseñada en forma correcta y por lo tanto sea utilizada en forma segura.

[1] World Health Organization list of common conditions treatable by Chinese Medicine and Acupuncture. Consultado en: http://tcm.health-info.org/WHO-treatment-list.htm. Accesado octubre 2005

La acupuntura en México

En México hoy en día ya existe una Norma Oficial para la práctica de la acupuntura humana, en la cual se establecen los lineamientos para el ejercicio de dicha disciplina como terapéutica complementaria en la atención médica a población abierta (1er nivel de atención) en nuestro país. Esta norma aparece en el Diario Oficial de la Federación[1] con fecha 7 de mayo de 2002 y está prevista su entrada en vigor en el segundo semestre del presente año. Hasta antes de 1986, en que el IPN se convierte en la primera institución de enseñanza superior que imparte la acupuntura como especialidad médica, la enseñanza de la acupuntura en nuestro país se limitó a asociaciones de acupuntores y a escuelas particulares técnicas que no requerían que el alumno tuviese una formación médica previa, por lo que la calidad de los egresados de dichos cursos era muy heterogénea. Desde la década de los setenta, en nuestro país, a raíz del esfuerzo de destacados profesionales de la medicina pero sobre todo gracias a la gran aceptación de esta terapia entre la población, se desarrollaron muchos esfuerzos para profesionalizar el ejercicio de la Acupuntura en nuestro país. Gracias a esos esfuerzos es que hoy en día, además del IPN, también en la UAM Iztapalapa se imparte acupuntura como especialidad médica. Existen otras Universidades que imparten cursos de acupuntura con diferentes niveles y duración (diplomados y actualizaciones) como la Universidad de Guadalajara, la Universidad Autónoma de Chapingo, la Universidad Autónoma de Puebla, La Universidad Autónoma de Veracruz, la UNAM en la FES Acatlán y FES Iztacala, además de escuelas e instituto privados de variada seriedad.

Desafortunadamente, la lenta profesionalización del ejercicio de la acupuntura en México ha dado paso a pseudo médicos y charlatanes que sin conocimientos científicos han divulgado una idea errónea de la acupuntura y si bien han ayudado a muchos enfermos, también han puesto en peligro a muchos más por no contar con los conocimientos adecuados para emitir un diagnóstico y establecer un tratamiento en consecuencia, o bien por desconocer los límites que, como cualquier otra terapia, tiene la acupuntura.

En especial, hoy en día, la gran mayoría de los médicos científicos (o como a ellos les gusta hacerse llamar, alópatas) tiene la idea de que la acupuntura no tiene un sustento científico y a pesar de que muchos pacientes acuden a la acupuntura y otras medicinas complementarias, el médico “alópata” desconoce las indicaciones, mecanismos de acción y efectos de la acupuntura, y desconoce también que muchos de ellos se encuentran cada vez mejor documentados científicamente hoy en día. Para verificar lo anterior, baste revisar la el listado de referencias científicas serias con las que el Nacional Institute of Health y la FDA del gobierno de los EU aprobaron su uso.[2]

[1] Norma Oficial Mexicana NOM -172-SSA1-1998: Prestación de Servicios de Salud. Actividades auxiliares. Criterios de operación para la práctica de la acupuntura humana y métodos relacionados.

[2] NIH Consensus Statement: Acupuncture. 1997;15:1-34.

Consultado en http://consensus.nih.gov/cons/107/107_intro.htm. Accesado octubre 2005.

La Acupuntura como terapia complementaria en medicina clínica

Debido a que el dolor de origen músculo-esquelético responde a la acupuntura en forma dramática, esta terapia se conoce en forma fundamental por los beneficios y ventajas de su aplicación en el tratamiento del dolor que por cualquier otra de sus indicaciones. Sin embargo, en las manos de un clínico experimentado que reciba un buen entrenamiento en MTC y acupuntura, estas herramientas puedan aplicarse a muchas otras enfermedades incorporándose al repertorio de intervenciones útiles para mejorar la calidad de vida de los pacientes, complementando, nunca sustituyendo, el tratamiento “alópata” de enfermedades crónico-degenerativas y de sus complicaciones agudas. Por ejemplo, en la sinusitis alérgica que no se controla con antihistamínicos, esteroides y antibióticos la acupuntura puede ser un excelente coadyuvante al tratamiento de rutina, a menudo minimizando o incluso eliminando la necesidad de control medicamentoso y liberando al paciente de los ciclos de exacerbaciones y remisiones. Otro ejemplo sería el caso de un íleo paralítico en un paciente postoperado, por ejemplo, de una fractura de cadera.

Además de ayuno y una sonda nasogástrica a succión continua, uno puede utilizar acupuntura para reestablecer la motilidad intestinal y acortar significativamente el tiempo de recuperación del paciente. El asma bronquial y el broncoespamo crónico son otros ejemplos de padecimientos en los que la acupuntura reduce la dosis de broncodilatadores requerida por el paciente, minimizando los efectos colaterales de dichos fármacos y coadyuvando en la prevención de una dependencia a los esteroides.

La eficacia de la acupuntura en este contexto deberá esperarse después de someterse a un número adecuado de sesiones (a menudo más de 6) tomando en cuenta el estado general del paciente, la cronicidad de su padecimiento, los medicamentos y la dosis de los mismos que emplea para controlarlo, además de otros factores, como el grado de ansiedad o depresión coexistentes.

Para que la acupuntura médica ofrezca eficacia y seguridad a los pacientes es fundamental que el diagnóstico de los padecimientos se realice en el contexto de los estándares clínicos más precisos y con la tecnología médica más avanzada que sea apropiada para ello. Una vez que se establece con precisión el diagnóstico y se establecen los tratamientos de rutina para ellos, la acupuntura médica puede ser utilizada en el contexto clínico alopático reduciendo notablemente los costos de atención y proporcionando una elevada calidad de vida a los pacientes.

Indicaciones de la acupuntura según OMS y el NIH

A continuación se presentan dos tablas en las que se enlistan algunas enfermedades y condiciones en las que la acupuntura tiene eficacia comprobada. La primera de ellas corresponde a las condiciones en las que el NIH de los EU aprueba su uso, mientras que la segunda se refiere a las condiciones en las que la OMS recomienda su uso. Cabe aclarar que estas listas no son exhaustivas, ni excluyen otras indicaciones tradicionales de la acupuntura que no aparezcan en ellas.

Tabla 1. Condiciones en las que está indicada la acupuntura
según el NIH de los EU y la American Society of Acupuncture

Control del dolor agudo y crónico Artritis y artrosis
Ileo postoperatorio o postraumático Bursitis, tendonitis, síndrome del túnel del carpo
Espasmos, temblores, tics, contracturas musculares Dismenorrea y dolor pélvico
Parestesias Insomnio
Ansiedad, ataques de pánico Anorexia
Desintoxicación por abuso de drogas Palpitaciones idiopáticas, taquicardia sinusal
Neuralgias (del trigémino, Herpes Zoster, postherpética, otras) Sinusitis alérgica
Parálisis facial y secuelas de EVC (afasia, hemiplejia) Hipo persistente
Transtornos digestivos funcionales como nausea, vómito, espasmo esofágico, hiperacidez gástrica, colitis nerviosa y síndrome de intestino irritable, entre otras Dermatosis como urticaria, prurito, eczema, psoriasis
Cefalea en racimo, migraña, vértigo (incluyendo enf. de Meniere), tinnitus Diarrea y constipación, distensión abdominal y flatulencias
Dolor neuropático Hipertermia severa
Hombro congelado Tos con contraindicación de recibir narcóticos
Fasciitis plantar Analgesia quirúrgica acupuntural para pacientes de alto riesgo o con contraindicaciones de anestésicos

Tabla 2
Condiciones en las que está indicada la acupuntura según la OMS

Respiratorias
Sinusitis aguda
Rinitis aguda
Catarro común, resfriado
Amigdalitis aguda Enfermedades bronco-pulmonares
Asma bronquial
Bronquitis aguda
Gastroenterología
Espasmo esofágico y del cardias
Hipo
Gastroptosis
Colitis y gastritis aguda y crónica Hiperacidez gástrica
Úlcera duodenal crónica
Disentería bacteriana aguda
Constipación, diarrea
Ileo paralítico
Oftalmología
Conjuntivitis aguda
Catarata (sin complicaciones)
Miopía
Retinitis central
Neurología
Cefalea, migraña
Neuralgia del trigémino
Parálisis facial
Secuelas paralíticas de un EVC
Neuropatía periférica
Poliomielitis (parálisis por)
Sx de Meniere
Vejiga neurogénica
Enuresis nocturna
Neuralgia intercostal
Estomatología
Odontalgia
Dolor después de cirugía o extracción dental
Gingivitis
Faringitis
Ortopedia
Periartritis humeroescapularis
Codo de tenista
Ciática
Lumbalgias
Artritis reumatoide

Preguntas frecuentes sobre la acupuntura

¿Qué es la acupuntura?
Aplicación de agujas filiformes en puntos sobre la piel, para provocar cambios favorables en los sistemas neuroenergéticos del cuerpo humano.

¿Puede la acupuntura ayudarme en el control de mi padecimiento?
La mejor respuesta provendrá de un médico acupuntor experimentado que evalúe con detalle cada caso. En general, esta pregunta puede responderse en el sentido de que si un tratamiento propuesto para un padecimiento equis, de acuerdo con el diagnóstico occidental y las mejores opciones de tratamiento existentes, no están resolviendo el problema, o son muy onerosas, o tiene efectos colaterales significativos asociados, entonces claramente que vale la pena intentar el control con acupuntura.

¿En que consiste un tratamiento con acupuntura?
Existen muchos estilos de acupuntura y de acuerdo con ellos el tratamiento varía. En general, se insertan de 3 a 30 agujas, las cuales se manipulan gentilmente hasta obtener la sensación acupuntural (de Qi) que por norma general se experimenta como una sensación de pesadez o un calambre, el cual, sin ser necesariamente doloroso es desagradable ya que no estamos habituados al mismo. La duración de la terapia va de 20 a 40 minutos y puede incluir electroacupuntura, auriculoterapia, ventosas, moxibustión. Algunos acupuntores refuerzan los efectos de la acupuntura mediante el uso de herbolaria u homeopatía. La acupuntura se maneja por ciclos de tratamiento, cada ciclo va de 3 a 10 sesiones de terapia de acuerdo al enfermo, su padecimiento y la evolución de los mismos. El costo de cada sesión oscila entre los 100 y los 500 pesos, de acuerdo con la experiencia de cada médico.

¿En que forma maneja el acupuntor los riesgos de infecciones con el tratamiento?
La NOM requiere que los técnicos acupuntores utilicen agujas estériles desechables en cada tratamiento, pero los médicos acupuntores debido a su formación en control de infecciones pueden utilizar agujas re-utilizables las cuales deben esterilizarse igual que el instrumental quirúrgico (ya sea por medios químicos o por presión y calor). La pérdida de sangre es por lo general mínima, por lo que por norma no se requiere el uso de guantes para la aplicación de acupuntura pero si la asepsia de la región. Afortunadamente en la literatura médica no se han reportado casos de infecciones transmitidas por el acupuntor a sus pacientes o viceversa. De igual forma la revisión de la literatura acerca del riesgo de infecciones asociadas con acupuntura es muy bajo, del orden de 1 caso por cada 6000 tratamientos.

¿Contraindicaciones para esta terapia?

Agotamiento extremo y, en casos extremos, coagulopatías.

Sugerencias para la cita

Ropa cómoda y ligera. Con alimentos pero no totalmente lleno. Sin accesorios y mucho maquillaje de preferencia.

¿Cuánto tiempo estaré en terapia?

1 sesión consta de 10 minutos de preparación (revisión, pulso, lengua, presión etc.) 30 min de terapia y 5 para retirar agujas e incorporarse.

¿Edad mínima para esta terapia?

De los 9 años en adelante para agujas. Ventosas, moxa y laser en cualquier edad.

Blog

http://www.sanar.org.mx/category/s2-acupuncture/

Login

Lost your password?